Reforma Vivienda AS                                     

 

En una antigua vivienda del casco histórico de Burgos, junto a su emblemática catedral, se plantea una reforma interior para un matrimonio joven. Las condiciones de partida son: una estructura de sólidos muros de carga, cuatro grandes huecos abocinados que se abren a unos espléndidos miradores, un suelo centenario de madera de pino y dos oscuras alcobas. La operación más importante consiste en eliminar estas últimas para, así, abrir y permeabilizar el núcleo de la casa lo máximo posible. En ese corazón se sitúa la cocina para que presida la vida familiar y se convierta en el centro del espacio común. Un espacio continuo y fluido que conecta la fachada norte y la sur; un espacio longitudinal traspasado por la luz y el aire de lado a lado. En la otra mitad de la casa se desarrolla el programa más íntimo.

Burgos · 2001