Mercado Central                                    

Todo el esfuerzo de la propuesta consiste en conseguir que la planta baja del mercado sea totalmente transparente para exteriorizar su actividad hacia la ciudad; para convertirlo en un foco de atracción comercial, turística y cultural. El nuevo edificio debe permitir los flujos peatonales entre las dos plazas a las que recae en sus cabeceras -la plaza de la Fruta y la de las Flores- y entre sus calles laterales. Por lo tanto la planta a cota de calle debe ser muy permeable y atravesable tanto visual como físicamente. Por otra parte, el edificio también se eleva sobre ese espacio urbano con un programa diverso que aglutina espacios de restauración y de trabajo y que queda envuelto por una piel de celosía inspirada en la geometría voronoide de la fruta de la granada.

Elche · 2014  (No realizado)